2007/12/11

El camino de la intransigencia armada.

Luego de la Revolución del Parque, la UCR propondría como candidato a Presidente, en 1891 a Bernardo de Irigoyen. Sin embargo, no podría postularse nunca, ya que el presidente de la República, Carlos Pellegrini, haría una falsa denuncia de una conspiración radical que buscaba asesinar a todos los lideres oficialista y tomar el poder. Por esta denuncia, se apresaron a las personas más importantes de la UCR, entre ellas se encarceló a Leandro Alem.En este contexto, sin oposición radical, se realizaron las elecciones, que ganó Luis Saenz Peña.

Ante esto, los integrantes de la UCR se dieron cuenta de que no se podría luchar contra la oligarquía mediante las elecciones, ya que el oficialismo buscaría la forma de que los radicales no llegasen al poder. Por lo tanto, se cambió de estrategia y se comenzó una lucha que tendría como mayor herramienta la
intransigencia armada y la abstención electoral.

Revolución de 1893

Esta revolución cuenta con dos etapas, la primera, dirigida por Yrigoyen y la segunda por Alem.

PRIMERA INSURRECCIÓN REVOLUCIONARIA A MANOS DE YRIGOYEN EN LOS MESES DE JULIO Y AGOSTO

Esta primera parte de la Revolución fue dirigida por Hipólito Yrigoyen y por Aristóbulo del Valle a espaldas de Alem. Fue lanzada en varios puntos del país donde triunfó. En especial, el lugar dónde mejor organizada estaba, era en la Provincia de Buenos Aires, dónde Yrigoyen llegó a juntar 8.000 soldados y atacó simultaneamente en 82 dsitritos diferentes. Al triunfar se puso como Gobernador provisorio a Juan Carlos Belgrano. También la insurrección radical venció en San Luis y Santa Fé.



Sin embargo no se tomaron las medidas necesarias cuando se creía que la Revolución había triunfado. Errores que costarían la derrota. Aristóbulo de Valle, que era el representante radical dentro del gobierno se rehusó a hacer un golpe de estado como Alem quería ya que no estaba de acuerdo con violar la Constitución. A cambio, propuso un plan legal en el que se internvendrían las Provincias para luego mandarlas a elecciones. El Senado aprobó las intervenciones pero no la cámara de Diputados, por lo que el plan de Del Valle fracasó.
Atistóbulo del Valle

También hubo un grave error por parte de Yrigoyen, quién liberó a Pellegrini, que había sido apresado en Haedo, éste logró rearmar las fuerzas del oficialismo. Sin embargo, el peor error , que indudablemente significó la derrota de las fuerzas revolucionarias, fuecuando Del Valle se fue de la Casa Rosada, dirigiéndose a Temperley, dónde se encontraba el cuartel de la Revolución y dónde se haría el reparto de las armas. Sin embargo, Roca y Pellegrini
aprovecharon la ausencia de este hombre para utilizar su ley de intervención de las provincias, hacerlas aprobar e intervenir San Luis y Santa Fé, provincias que estaban bajo la tutela revolucionaria. Al enterarse de las intervenciones, lo dirigentes radicales encabezados por Leandro Alem, le piden encarnecidamente a Del Valle que dirigiera el Golpe de Estado definitorio. Sin embargo, éste, fiel a sus principios legales y constitucionales rechaza y el 12 de agosto presente su renuncia en el gobierno.

SEGUNDA INSURRECCIÓN REVOLUCIONARIA A MANOS DE ALEM EN LOS MESES DE AGOSTO Y SEPTIEMBRE

P
oco después de la renuncia de Del Valle, se produjo en Rosario un levantamiento que derrocó al gobierno de esa ciudad, aunque rápidamente se intervino la provincia, sin embargo, el levantamiento persistió. Alem no creía que la Revolución estubiese perdida, todo lo contrario, sintió que era en Rosario donde debía continuar. Pero Yrigoyen, creyó que continuar con el levantamiente era innecesario, y negó el apoyo de la Provincia de Buenos Aires. Este acto fue considerado una traición. Sin embargo, el movimiento carecía de plan.


Se lograron algunas victorias parciales, como en Tucumán, sin embargo, el oficialismo rápidamente reagrupó sus fuerzas y venció a los revolucionarios. Alem llegó a la ciudad de Rosario escondido en un barco de carga, al llegar, la gente del lugar lo ovacionó y lo nombró como Presidente. Después de eso, con escasos recursos y casi sin armas organizó un ejército de 6.000 hombres. El oficialismo había logrado sofocar todos los puntos de la revolución y se concetró sobre Rosario, amenazando de que bombardearía la ciudad si persistia el levantamiento. Alem, no aceptó negociar levantando la bandera de la intransigencia, sin embargo, los rosarinos le pidieron que salve a la ciudad, por lo que se retiraron las tropas y se levantó la Revolución.


Ya finalizada la Revolución el radicalismo seguía demostrando sus banderas populares y revolucionarias. Sin embargo, la situación interna cada vez era peor. No había personas en el mundo más importantes para Alem que su mejor amigo Del Valle y su sobrino Yrigoyen, a quién consideraba un hijo y lo quería como tal. Fue por esos aspectos emotivos que les pidió hacer el golpe de estado a Saénz Peña. Pero ambos habían rechazado. Yrigoyen que se opuso a esto,
tubo una discusión con Alem en la que éste amagó a golpearlo y le gritó: "Canalla".
Poco después de la Revolución moría del Valle, y el 1 de julio de 1896, se suicida Alem debido a las derrotas de las revoluciones y herido por las internas dentro del partido.

Luego de este hecho, el partido queda al mando de Bernardo de Irigoyen y se busca la alianza con la Unión Cívica Nacional de Mitre. Yrigoyen, se ve muy desilusionado por esto, ya que sintió que esto era infiel a los ideales del partido, y nuevamente demostró la intransigencia radical y haciendo honor a la frase de su tío (que se rompa pero no se doble) disolvió el Comité de la provincia, la única estructura bien armada que tenía la Unión Cívica Radical.
Empeorando toda esta situación de crisis, Roca, le propone a Bernardo de Irigoyen la gobernación de la provincia, cargo que éste dirigente radical acepta.
Después de todo esto, la UCR queda practicamente disuelta, teniendo como único emprendimiento una reunión anual para recordar las revoluciones.




Union Civica Radical

Radical: Partidario de reformas extremas, especialmente en sentido democrático. / Extremoso, tajante, intransigente.